ECONOMÍA ECOLÓGICA

1.                   ECONOMÍA ECOLÓGICA.

 

Provisión se servicios ecológicos y gestión ambiental de los ambientes rurales en Argentina. Carreño y Viglizzo. Cap. I: El debate economía-ecología en Argentina.

 

Un dilema habitual en las S modernas con conciencia ecológica y ambiental es cómo armonizar las urgencias de corto plazo de la economía con las demandas de argo plazo de la ecología. Argentina, por supuesto, no escapa a este debate.

¿Cuáles son las raíces de este debate? En su base conceptual están las leyes de la física, particularmente la segunda ley de la termodinámica que, con carácter de determinismo fatalista, sostiene que cuanto más producimos para aumentar la rentabilidad, más energía consumimos y más desechos generamos –el costo de este dispendio es llamando entropía-. Sin embargo, es posible encontrar algunas trayectorias productivas que, tecnología mediante, resultan más sustentables que otras.

Pero además de un fundamento físico, el debate también tiene una raigambre filosófica. A fines del siglo XVIII, Malthus teorizó sobre la capacidad de carga de la tierra y los límites del crecimiento, y señaló como una amenaza la sobrepoblación del planeta. Años después, David Ricardo retomó la tesis malthusiana y la enriqueció con un principio novedoso conocido como la ley de la productividad marginal decreciente. Este fenómeno fue visible, especialmente, en el campo de la agricultura donde las tierras iban perdiendo paulatinamente su productividad hasta que terminaban agotándose, forzando la ocupación de tierras aún no explotadas. Pero a pesar de fortalecer la tesis de Malthus, Ricardo introdujo un elemento novedoso que le restaba consistencia: el progreso técnico-científico puede postergar indefinidamente el advenimiento de la catástrofe global malthusiana. Esta visión reforzó y consolidó la visión utilitarista de la naturaleza que aumentó la tendencia a la sobreexplotación de los RN y a la degradación del ambiente.

Este pensamiento primó hasta mediados del siglo XX, cuando los efectos ambientales mostraban la gravedad del asunto. En 1960 R. Carso publica “Primavera Silenciosa”, libro en el cual advierte acerca de las consecuencias devastadoras de la agro-química, con un fuerte impacto en la OP. Sin embargo, el optimismo fundado en las posibilidades de la tecnología no abdicó.

Estos debates derivaron luego, hacia el campo de la economía. Hasta 1960-70, pocos economistas habían prestado atención a los problemas ecológicos. Como siempre, las preocupaciones de la economía ortodoxa eran: productividad, ingreso, empleo, inflación, etc. Los problemas ambientales eran considerados curiosidad científica, interés de círculos de intelectuales progresistas e, incluso, un estorbo para el crecimiento. Pero los terribles efectos sobre el ambiente cada vez eran más evidentes: producción de basura, acumulación de materiales poco degradables, residuos tóxicos, contaminación de acuíferos, agua y suelo, erosión de éstos últimos, destrucción de hábitat natural y pérdida de especies.

A la luz de esta discusión nació la denominada “economía ecológica”, una corriente que cuestionaba el análisis económico clásico, ortodoxo, por no considerar como un costo el valor de los recursos y servicios naturales que habían sido afectados a la producción. Dado que estos costos, en la economía clásica, no aparecían en los cálculos terminaban por generar “fallas de mercado”. Estas fallas surgían de un mercado que ignoraba la ecología, atentaba contra los activos ecológicos del planeta y comprometían el bienestar de las generaciones futuras.

El debate económico-ecológico se enriqueció mucho con la incorporación del concepto de servicio ecológico, como elementos que carecen de un valor de mercado pero que tienen un valor intangible que sólo se percibe cuando ese servicio es afectado o destruido.

 

Manual de Economía Ecológica. Saar Van Hauwermeiren.

 

·                       Economía: ciencia que se ocupa de la manera en que se administran los recursos (escasos) con el objeto de producir bienes y servicios y distribuirlos para su consumo entre los miembros de la S.

Un sistema económico es un conjunto de relaciones básicas, técnicas e institucionales, que caracterizan la organización económica de la S. Actividad económica es todo tipo de actividad relacionada con la producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

 

-Termodinámica y economía:

Las leyes de la termodinámica, están basadas en las normas físicas que G el comportamiento de la materia y de la energía. Su Segunda Ley, conocida como Ley de la Entropía, estipula que mientras no haya fuentes externas de energía, la entropía siempre se incrementa.

Entropía puede entenderse como una medida de la falta de disponibilidad de materia o energía.

Según esta ley, podemos decir que la actividad económica es un proceso mediante el cual, materias de baja entropía se convierten en materiales de alta entropía. Es decir, el proceso económico produce una transformación cualitativa de los materiales que entran en él; es un proceso que convierte recursos en residuos.

Para revertir la entropía o reciclar los residuos en recursos disponibles, la economía necesitaría fuentes de energía extra, las que de ser utilizadas, aumentarían aún más la entropía total producida por la actividad económica. Sólo la energía solar puede revertir, en parte, el flujo de entropía dentro de la biosfera, convirtiendo residuos en recursos.

No se ha reconocido la naturaleza entrópica del proceso productivo. Ello se manifiesta en la creencia de que hay máquinas que no producen desperdicios y que el MA puede ser salvado por medio del reciclaje perpetuo de desechos. Pero, sabemos que no hay industrias que no generen ningún desecho, así como no hay reciclaje que no aumente la entropía –uso enorme de energías-

 

·                       Ecología: ciencia de las relaciones de los seres vivientes, entre ellos y con su propio medio. Su objeto está constituido por los ecosistemas, entendidos como subconjuntos del mundo de la naturaleza y que tienen una cierta unidad funcional, como un lago, bosque, prado, etc.

Uno de los conceptos centrales de la ecología es el de biosfera, como conjunto de agua, suelos, atmósfera, flora, fauna y la energía procedente del sol. La biosfera se equilibra mediante el flujo continuo de la energía y el reciclaje de la materia.

La biosfera desempeña 3 funciones importantísimas en la actividad económica:

-proporcionar recursos;

-asimilar residuos;

-brindar diversos servicios medio ambientales. Éstos son los procesos naturales que mantienen el funcionamiento de la biosfera –o el soporte de la vida-, y los atractivos que el MA ofrece para consumo directo (recreación, disfrute estético, etc.)

Pero, si bien la actividad económica depende por comploto de estas funciones MA, al mismo tiempo las daña. Refiriéndonos con daño ambiental al agotamiento de los RN, a la contaminación y al impacto negativo sobre los servicios MA.

Como factores importantes, determinantes del impacto ambiental de la actividad económica podemos señalar: -el tamaño o escala de la economía (población, nivel de ingreso, etc.); -la estructura de la economía (intensiva en el uso de recursos y creadora de industrias contaminantes); -la tecnología; -la eficiencia de la economía; y –el marco social e institucional en el cual opera la actividad económica.

 

·                       Economía-Ecológica. Principios:

 

a)                   Se puede considerar a la e-e como una crítica ecológica de la economía convencional. Es un nuevo enfoque sobre las interacciones dinámicas entre los sistemas económicos y el conjunto total de los sistemas físico y social.

b)                   Es una visión sistémica y transdisciplinaria que supera al paradigma económico. Incluye las discusiones acerca de equidad, distribución, ética y procesos culturales, como elementos para la comprensión del problema de la sustentabilidad.

c)                   Entiende a la actividad económica como una actividad centrada en la utilización de los ecosistemas, no como una actividad que sólo utiliza de manera aislada sus recursos.

d)                   Se articula sobre algunas nociones biofísicas tales como: -la imposibilidad de generar más residuos de los que puede tolerar la capacidad de asimilación de los ecosistemas; -la imposibilidad de extraer de los sistemas biológicos, más de lo que puede ser considerado como su rendimiento sustentable o renovable.

e)                   Entiende que gran parte del patrimonio natural no es sustituible por el capital hecho por los humanos. Propone como alternativa para medir la sustentabilidad ecológica, el desarrollo de indicadores biofísicos en lugar de los actuales indicadores económicos, monetarios.

f)                    Cuestiona el sistema socio-económico, es decir, los factores económicos, sociales e institucionales, que están a la base de los problemas ambientales y de la forma de gestionarlos.

g)                   Interpreta a la actividad económica y la gestión ecológica como un proceso coevolucionario.

h)                   Pone énfasis en los conflictos ecológicos distributivos inter e intra-generacional. La sustentabilidad ecológica de la economía es la cuestión central, contrariamente a la de la economía clásica que hace del crecimiento su primera preocupación

i)                    La e-e investiga los rendimientos decrecientes en términos físicos, que quedan ocultos por el sistema de precios. Por ej. el creciente costo energético para conseguir energía.

j)                    Pone el énfasis más en los riesgos tecnológicos que en las ventajas de las innovaciones.

k)                  Reconoce que la racionalidad económica y la racionalidad ecológicas, por sí solas, son insuficientes para llegar a decisiones correctas sobre los problemas ecológicos y económicos. La e-e propone: una economía politizada en la cual las decisiones sobre los límites ecológicos de la economía, estén basados en debates científico-políticos se carácter democrático.

 

Producción y productividad.

Según la visión tradicional de la economía, el término “producción” se utiliza para referirse a las actividades que se llevan a cabo con el objetivo de obtener bienes para satisfacer las necesidades. Y, también, se utiliza para referirse a la extracción de RN.

Por el contrario, la e-e habla de “extracción de RN”, no de producción. La producción de estos recursos no es humana sino geológica.

Para la economía clásica, la productividad se calcula a partir del valor de la producción y el valor de los insumos. La e-e critica esta concepción, porque en esos cálculos no se incluyen las externalidades negativas –costos relacionados con contaminación y degradación)  del precio de producción y tampoco se incluye el valor real de los insumos, sino sólo su valor de mercado.

Por ello, un sector económico puede ser considerado muy productivo desde el punto de vista de la e clásica y, sin embargo, ser definido como de muy baja “productividad” desde el punto de vista de la producción sustentable.

 

La economía ambiental.

La e-e se distingue de ella porque la e-a no constituye una crítica ecológica de la economía sino, más bien, una especialización de la economía en materia de MA. Su análisis se centra en la valoración monetaria de los beneficios y costos ambientales. Es decir, sigue extendiendo al MA el paradigma y los supuestos de la economía clásica. Según esta visión, la contaminación no constituye un obstáculo al crecimiento sino que se trata, simplemente, de internalizar en los precios, los costos externos.

 

Distinción entre desarrollo y crecimiento. Concepto de Desarrollo Sustentable.

En un primer momento, mientras un país todavía no ha alcanzado un mínimo de condiciones materiales, el crecimiento económico puede ser asociado al mejoramiento de la calidad de vida. Sin embargo, en un segundo momento, ese crecimiento no se traduce necesariamente a mejoras en la calidad de vida; por el contrario, esa relación tiende a invertirse y el crecimiento comienza a producir costos sociales, ambientales y culturales, que no son compensados por el acceso a un mayor consumo. De allí que se define a “desarrollo” como algo diferente del “crecimiento económico”.

-Crecimiento refiere a un aumento cuantitativo. Significa lograr nuevas adiciones en el tamaño de la economía, a través de incrementos en la actividad económica.

-Desarrollo refiere a un mejoramiento cualitativo. Significa la expansión o realización de potencialidades e implica mejorar la calidad de vida.

-Sustentabilidad es una característica de un proceso o estado, que puede mantenerse indefinidamente.

 

De la interacción de estos conceptos, surge el integral de Desarrollo Sustentable, entendido como el desarrollo que satisface las necesidades presentes, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, de satisfacer sus propias necesidades.

Esta definición de DS debe comprenderse teniendo en cuenta los siguientes factores:

1- La capacidad de sustentación del ecosistema global. El DS exige que el tamaño de la economía se encuentre dentro del rango de las capacidades de sustentación del ecosistema global. Es decir, no debe exigir para su mantención la sobrecarga y destrucción de las capacidades regenerativas y asimilativas del ecosistema.

2- La distribución equitativa. Comprende:

 -La equidad intra-generacional, que es la justa distribución de los beneficios y también los costos ambientales. Lleva al planteamiento de la redistribución de los beneficios y costos entre toda la población de un país y entre los países.

-La equidad intergeneracional que implica la justa redistribución de los beneficios y costos ambientales entre las generaciones presentes y futuras.

DS = crecimiento económico + equidad (intra e intergeneracional) + sustentabilidad ambiental.

 

Crítica ecológica a la contabilidad macro-económica.

Ésta considera al PBI como el indicador principal para juzgar el progreso o el éxito económico de un país. Pero el PBI no dice mucho acerca del bienestar social y la sustentabilidad del desarrollo. Tampoco registra ni comunica la degradación ambiental ligada al proceso económico. Es por ello que la e-e distingue 2 tipos de sustentabilidades:

-Sustentabilidad débil: se basa en la convicción de que se puede dar valores monetarios actualizados a los recursos y servicios ambientales y que se puede estimar el desgaste del “capital natural” en términos monetarios. También se basa en la convicción de que es posible sustituir los bienes ambientales por capital manufacturado.

-Sustentabilidad fuerte: El K natural nos provee de funciones que no son reemplazables por el K hecho por los humanos. Estas funciones esenciales para la vida se las llama Capital Natural Crítico. La noción se sustentabilidad fuerte se define como la capacidad de la economía de mantener el Capital Natural Crítico.

 

Crítica ecológica a los indicadores monetarios de sustentabilidad y los indicadores biofísicos.

La valoración monetaria del K natural es muy arbitraria. ¿Cómo valorar en dinero los RN y los servicios ambientales sabiendo que: algunos daños son irreversibles; que otros son inciertos o acumulativos; que desconocemos todas las implicancias ambientales de las tecnologías; que desconocemos las reservas de los recursos agotables; que no es posible reducir unidades diferentes a una unidad común (dinero); las valorizaciones monetarias actuales son arbitrarias en tanto se desconocen cuáles son las de las generaciones futuras.

Por ello, la e-e sostiene que la sustentabilidad de la economía sólo puede ser estimada a través de indicadores biofísicos. Estos indicadores consideran elementos generalmente ignorados, como por ejemplo, el costo energético para conseguir energía, la desertificación y pérdida de las tierras, la disponibilidad de agua, etc.

Los indicadores biofísicos son:

-MIPS (material input por servicio de unidad). Relaciona el consumo de los RN por producto, durante todo su proceso de producción y de vida, con todos los servicios que entrega este producto.

-Espacio Ambiental. Refiere a la cantidad de RN y servicios ambientales que podemos usar de manera sustentable (sin afectar su acceso a las generaciones futuras)

-Huella Ecológica. Es el área de territorio productivo o ecosistemas acuáticos, necesarios para producir los recursos utilizados y asimilar los recursos producidos por una población (definida con un nivel de vida específico) donde sea que se encuentre esta área.

-Apropiación humana del producto neto primario de la fotosíntesis (se expresa en %). Indicador sobre el tamaño relativo del subsistema humano en relación con el ecosistema total.

Algunos sectores critican el desarrollo de indicadores por parte de grupos científicos y técnicos porque éstos no consideran el contexto político, social e institucional local y porque no hay participación democrática y popular en su elaboración.

 

Crítica a los métodos de valoración monetaria del MA.

La naturaleza inconmensurable del MA y de otros valores no comercializables como la vida humana, la comunidad, la cultura, etc., hace del análisis costo-beneficio, típico de la economía clásica, una base cuestionable para la política pública. Valorar el MA a través de métodos de mercado, basados en las preferencias de los consumidores, no permite a las personas juzgar el valor colectivamente, como ciudadanos.